DIARIO DE PRODUCCIÓN

Aquí me siento en tierra firme

 

Por Rocío Banquells*

Gracias, es lo primero que se me ocurre decir al pensar en Mamma Mia! Gracias,
una y otra vez, por poder estar aquí, en este musical lleno de vida, de alegría,
de música, de amor por la vida y por el arte.

Gracias, antes que nada, a Dios y la vida, que me permitieron levantarme y dejar
atrás los momentos difíciles que viví y que me mantuvieron alejada no sólo de
los escenarios, sino del mundo mismo. La primera vez que vi este musical lo hice
en una silla de ruedas, en la que estaba postrada por un problema físico. Ahí,
inmóvil, conmovida por las canciones y la historia de Donna, pedí al cielo la
oportunidad de `alguna vez' poder interpretar ese papel. Hoy, tengo que dar
gracias por la enorme suerte de estarlo haciendo. Para mí, este momento de mi
vida es enorme, pleno, maravilloso. Especialmente porque es una oportunidad.
Materialmente estoy aprendiendo a caminar de nuevo, y siento que cada paso que
doy en mi vida y en mi carrera es un gran triunfo, por el simple hecho de poder
darlo.

Gracias, también, a la gente que ha hecho que Mamma Mia! sea ya una realidad en
México. Desde Morris y Federico (a la cabeza de la producción) hasta el último
de los técnicos; pasando, claro está, por cada uno de los creativos y los
actores... mis maravillosos compañeros en cada función. Gracias a todos por
estar a mi lado, gracias por apoyarme, gracias por su talento y su amor al
teatro.

Gracias también, al público, que permanentemente me ha mostrado su cariño y
apoyo. Confío en no defraudarlos.

Y gracias, obviamente, a mi familia y mis amigos, que han estado y están hoy
conmigo. ¡Los amo! En una de las escenas más divertidas de Mamma Mia!, mi
personaje, Donna Santos, le dice a los tres posibles padres de su hija: "La
verdad es que ustedes estarían más seguros allá, en tierra firme". Y la verdad
es que sí, estar en tierra firme es estar seguro. Hoy en el teatro, hoy en Mamma
Mia!, aunque todo sucede en una maravillosa isla, yo me siento segura: ¡estoy en
tierra firme!

Aquí los espero.